3 feb. 2011

El arte de perder (ELIZABETH BISHOP)







Aquí van dos versiones de un bellísimo poema de Elizabeth Bishop. Cada vez que lo leo, cataclismos y conmociones ocurren dentro de mí. He perdido mucho y no aprendí nada de este arte aún -aunque pueda parecer un desastre-.. 

:::::::::



Un arte.

El arte de perder no es muy difícil;
tantas cosas contienen el germen
de la pérdida, pero perderlas no es un desastre.
Pierde algo cada día. Acepta la inquietud de perder
las llaves de las puertas, las horas malgastadas.
El arte de perder no es muy difícil.
Después intenta perder lejana, rápidamente:
lugares, y nombres, y la escala siguiente
de tu viaje. Nada de eso será un desastre.
Perdí el reloj de mi madre. ¡Y mira! desaparecieron
la última o la penúltima de mis tres queridas casas.
El arte de perder no es muy difícil.
Perdí dos ciudades entrañables. Y un inmenso
reino que era mío, dos ríos y un continente.
Los extraño, pero no ha sido un desastre.
Ni aun perdiéndote a ti (la cariñosa voz, el gesto
que amo) me podré engañar. Es evidente
que el arte de perder no es muy difícil,
aunque pueda parecer (¡escríbelo!) un desastre.



(Traducción en versión de la película “In her shoes” tomado de http://derepenteundia.blogspot.com/2007/02/un-poema-de-elizabeth-bishop.html)


::::::::


El arte de perder no es un arte difícil;
tantas cosas parecen colmadas de un propósito
de pérdida que cuando se pierden no es muy trágico.

Pierdan a diario algo. Acepten la molestia
de extraviar el llavero, la pérdida de tiempo.
El arte de perder no es un arte difícil.

Practiquen perder, luego, más cosas y más rápido:
lugares, nombres, dónde era que estaban yendo.
Ninguna de estas cosas es demasiado trágica.

Perdí el reloj materno. Y miren, se me ha ido
la última, o penúltima, casa que tanto amaba.
El arte de perder no es un arte difícil.

Dos hermosas ciudades, perdí. Y algunos reinos
que poseía, dos ríos y un continente.
Y aunque, sí, los extraño, no fue una cosa trágica.

Incluso tras perderte (la voz mordaz, un gesto
que amo) no habré dicho una mentira. Es obvio
que el arte de perder no es cosa muy difícil
aunque parezca a veces (¡anoten!) algo trágico.



(Traducción en versión de Ezequiel Zaidenwerg en http://zaidenwerg.blogspot.com/)


::::::

5 comentarios:

  1. Me parece fantástico que compongas este posteo a base de dos versiones: se completan mutuamente, reproducen todas las posibilidades del original...
    Igualmente, felicides por el poder de las imágenes con que ilustras el posteo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, me alegra tu visita por aquí. Bienvenido/a.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por tu hermoso rinción virtual. En realidad paso por aquí desde hace algún tiempo... y tus poemas también me gustan mucho.

    Un saludo y te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Visitante de este jardín, bienvenido/a en sus paseos habituales, por aquí somos amigables animalitos y celebramos con mucho empeño y gracia, todas las visitas.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta que en este hermoso jardín ande pastando Coco, sueño con él.... lo extraño, qué linda foto

    ResponderEliminar