Entradas

Cartas/ Alejandra Zina/ Mercedes Araujo/ Cartas/ Carapachay o la guerrilla del junco

Imagen
Venga, ni lo dude, pase por acá: Carapachay o la guerrilla del junco es una belleza difícil de contar  (no deje de leer a Elvira Orphee y a Tununa Mercado)


https://revistacarapachay.com/

Y después pase por aquí:


https://revistacarapachay.com/2017/09/28/1849/


¡Gracias!


Emily Dickinson/ La asesina rubia pasa/ El sol prosigue impasible

Imagen
¡No soy Nadie! ¿Quién eres tú?
¿Eres tú -Nadie- también?
¿Somos entonces dos?
¡No lo cuentes!, ¡sabes que lo dirían! ¡Qué triste -ser- Alguien!
¡Qué vulgar -como una rana-
recitar el propio nombre -a lo largo de todo Junio-
a un admirador Pantano!

Trad. de Irene Gruss

:::::


El cielo está bajo, las nubes son oscuras,
Y la nieve, viajera,
Cruza un establo o a través de un camino
Discute si se irá. Un viento mezquino se queja sin descanso
De cómo alguien lo trató.
La naturaleza, como nosotros, a veces es atrapada
Fuera de su diadema.

Trad. de de Raúl Gustavo Aguirre

:::::

La esperanza es el ser alado
Que se posa en el alma,
Y canta una canción sin palabras,
Y nunca, nunca termina. Y dulcísima se la oye en el viento;
Y sólo una dura tormenta
Podrá abatir al pajarito
Que a tantos mantuvo en suspenso. La oí en las tierras más frías,
Y en la mar más extraña;
Pero nunca, ni en la miseria más grande,
Me pidió una migaja.

Trad. de de de Raúl Gustavo Aguirre

::::

Morí por la Belleza, pero apenas
acomodada en la Tumb…

transtierros/ vi lo que vi

Imagen
Aquí dejo una entrada en Transtierros (versión digital) con algunos poemas. Agradezco e invito: pasen y vean que revista tan linda. Exploren sus entradas, imágenes, poemas, reseñas, traducciones y demás gemas de la poesía latinoamericana que ruedan -generosas- por toda la página.
http://transtierros.blogspot.com.ar/2017/03/mercedes-araujo-vi-lo-que-vi-la-isla.html

Elizabeth Bishop: Conversación

Imagen
Conversación


El tumulto en el corazón
no para de hacer preguntas.
Y después se detiene y emprende la respuesta
en el mismo tono de voz.
Nadie notaría la diferencia.

Sin inocencia, estas conversaciones empiezan,
y después ocupan los sentidos
aunque no querían hacerlo del todo.
y después no hay sentido;

hasta llegar a un nombre
y todas las connotaciones son iguales.
:::::
Traducción de Cecilia Pavón, tomado de su blog http://oncesur.blogspot.com/

Liliana García Carril/ ES TÍPICO / olvidar una papa en el fondo de un canasto / es ley que brota / y se agrieta / si pasa de hervida / qué sé yo / de ser / solo / alimento.

Imagen
La dura materia del pensamiento de Liliana García Carril, recién aparecido en Zindo & Gafuri, abre la parte II con un epígrafe de Louise Bourgeois: “Sin un poco de miedo no se hubiera hecho nada en el mundo”. Tomo nota del epígrafe y pienso que es una buena clave para leerlo, porque sus poemas tratan la materia y lo pensable y reflexionan sobre la dureza de lo uno y lo otro y ninguna de las dos cosas se harían sin un poco de coraje. En la materia está el mundo con su pretensión realista: una papa, una mesa, la noche, la escritura, el cuerpo en una silla, una cuchara de madera, una sopa, el paisaje, la cocina y otra vez el cuerpo. En lo pensable, el lenguaje y la pregunta con su esperanza y también su aspereza: ¿El lenguaje es realista? ¿La ironía es de la cosa? ¿Lo absurdo es una manera de ver o una manera de ser? ¿La soledad es la interpretación?  Ese poco de miedo y la incomodidad ante la pretensión de certezas forman el bisturí con el que se descorre, frágil y precariamente, el s…

Lucrecia Martel/ El monstruo es la excepción

Imagen
Aquí la gran Martel con más, siempre con más para decir. 


ELBA SERAFINI/ ¿Alguien, además de una madre conoce el pequeño escalofrío que hay en la abnegación? cruje el hogar hace su despliegue incandescente y sin embargo todo abrigo no alcanza para empezar el día.

Imagen
Los poemas de Elba Serafini pueden leerse como ajustadas crónicas naturalistas pero lo crucial en ellos no es lo que se ve sino lo que apenas se roza. Poemas de lo fugaz e irreversible, construidos sobre lo que quizás fue. El ojo avizor que registra en el parpadeo más que en la travesía, el oído que en el ruido del mundo ausculta el ronroneo, el murmullo. El escalofrío que provoca la perplejidad: conozco o desconozco. Son poemas escritos alargando el oído al imperceptible crac de la rama que ¿pisamos o creímos pisar? Poemas de la pregunta; los he leído larga, repetidamente y siempre encuentro el sustrato, esa manera tan personal de Elba de interpelar lo oculto en lo cotidiano, en el viaje, en la caminata, en el recuerdo de la infancia, su personal registro de las catástrofes mínimas, su relato de la destrucción y construcción del mundo donde nada es trágico, pero todo muere o morirá con la misma vitalidad con la que nace. Hoy vuelvo a leerlos y celebro el asombro que nos deja cada vez…