Hoy: subrayados a la hora de la siesta (YOURCENAR)


Cómo se salvó Wang- Fo


::::::


Aquella existencia, cuidadosamente resguardada, lo había vuelto tímido: tenía miedo de los insectos, de la tormenta y del rostro de los muertos.

::::::::

..era frágil como un junco, infantil como la leche, dulce como la saliva, salada como las lágrimas.


::::::::

...hablaba como si el silencio fuera una pared y las palabras unos colores destinados a embadurnarla.


::::::::

...advirtió la forma delicada de un arbusto, en el que nadie se había fijado hasta entonces, y lo comparó a una mujer joven que dejara secar sus cabellos.

:::::::

Los soldados obligaron a Wang‑Fô a franquear innumerables salas cuadradas o circulares, cuya forma simbolizaba las estaciones, los puntos cardinales, lo masculino y lo femenino, la longevidad, las prerrogativas del poder.


::::::

Y el pico del pájaro o las mejillas del niño te hicieron olvidar los párpados azules de las olas.


::::::

Comentarios

Entradas populares de este blog

El arte de perder (ELIZABETH BISHOP)

Elvira Orphée: Me desespera que no comprendas lo que te dicen los escasos sonidos de mi garganta, que no haya flores blancas de exaltado perfume, sino sólo vegetales con olor amoniacal.