13 sept. 2010

Una vuelta por mi celda


Hoy no hay nada que hacer más que cavar la madriguera,
mirar con la vista aguda o dormitar
pero que no se te ocurra, en días como este, jactarte
de una supuesta habilidad para entender enigmas
o adivinar fuerzas de otro origen.
El día puede parecer prodigioso y aún así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario