1 nov. 2010

En lo imperceptible, lo grande




:::::

La experiencia poética como una forma apenas voluntaria, en gran parte intuida, de inmiscuirse en la región de lo secreto.

::::::

El tiempo no es una dimensión de la realidad enlazada con las dimensiones espaciales, y por lo tanto, todas las cosas, pasadas, presentes y futuras, habrán de considerarse no tan verdaderas como los pequeños destellos de ellas que el espíritu predispuesto pueda, por un instante intuir, percibir.

::::::

Lo que fue y lo que vendrá, concebidos, como una ordenación de cierto espíritu a realidades diversas. En cierto momento, algunas cosas existen y otras no.

:::::::

La única realidad de la cual podemos dar evidencia, es la de nuestra percepción poética y ni siquiera como relatos descifrables de la propia vida a los cuales pretender dar razones sino como posibilidad de la escritura en tanto aprehensión  epifánica del instante.

:::::::

Lo que ocurrió, el devenir, no es tal hasta que el ánimo o espíritu lo reconoce y da cuenta de ello, no como marcas indelebles de la experiencia, sino como un presente absoluto, en el que sólo se reconocen las huellas, la sola revelación de lo existido.

:::::::

En la percepción no hay certeza, la percepción es inestable, puesto que es variable y casi invisible, la percepción no se escribe, se inscribe, para luego volver a mudar. Hay dudas, hay sombras, hay algo semejante al dolor y unas mínimas respuestas siempre sujetas a la posibilidad, al tal vez.

::::::::

Buscar en lo minúsculo, en lo imperceptible, lo grande.

2 comentarios:

  1. mer! al fin un paseito por tu jardín! q lindo espacio!!!! bellisimas las fotos!!! y un placer encontrarme con estas palabras! besitos. jor

    ResponderEliminar
  2. Jor! qué linda visita. Espero que vengas seguido y tomemos té y demos paseos juntos a los perros, admirando las flores que están cárdenas y refulgentes...ese tipo de cosas que se hacen en los jardines. Gracias!
    Un beso grande
    merce

    ResponderEliminar