13 nov. 2010

Transformaciones que ocurren en ciertos jardines




::::::

Quiero hablarte a vos.
¿A quién más podría?
Sos vos el que hace
un mundo del cual hablar.
En tu calor
maduran las frutas— todas
las manzanas y las peras que crecen
sobre la pared sur
de mi cabeza. Si vos escuchás
llueve para ellas, y entonces
beben.
Si respondés
las semillas
saltan a tierra.
Hablá o hacé silencio: tu silencio
me va a hablar.

Denise Levertov, traducción de Sandra Toro, tomado del Blog Denise Levertov en castellano.


:::::::

Han cortado la rama de pino medio seca que durante cuatro años he visto balancearse junto a una tapia de ladrillo rojo. Esa madera, esa resina, esas escamas de corteza, esas delgadas agujas desaparecidas, se dibujan en mi memoria con la exacta precisión de un dibujo de Hokusai. Objeto cualquiera, inerte, sin relación conmigo, que ha cumplido su destino en otros reinos pero dotado por mi atención de una suerte de duración espiritual, destinado a sobrevivir, sin duda, o por lo menos a vivir tanto como yo, transmisible a otros, mudado en signo... ¿Qué crees probar con esto? Nada sino que quizá existan diferentes órdenes de realidad.
M. Yourcenar

:::::::

Se acodó, olvidando su tarea de ama de casa, en lo alto del desorden vegetal, centelleante de lluvia, engalanado por flores sin duración, por un follaje apenas abierto, por retoños que aún teñía el rojo y doloroso color de su esfuerzo. ¡Hace dos días, qué hermoso era todo!

Colette. Duo.

:::::::

No hay comentarios:

Publicar un comentario