Zeus, protector de suplicantes, concédenos tu mirada favorable.







Nuestra nave partió desde las bocas del Nilo, el de la fina arena.

Comentarios

  1. Con ese cielo azul,los dioses les quieren, estoy segura de ello...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El arte de perder (ELIZABETH BISHOP)

Elvira Orphée: Me desespera que no comprendas lo que te dicen los escasos sonidos de mi garganta, que no haya flores blancas de exaltado perfume, sino sólo vegetales con olor amoniacal.