22 mar. 2011

Louise Bourgeois: el miedo, el trauma, el gran arte


( Fotos de fragmentos de la obra de Louise Bourgeois por Alejandro Cervera)




Mamá -araña

:::::::::::

                    
The Destruction of the Father trata del miedo, el miedo normal, común y corriente, el miedo real y físico que sigo sintiendo. Lo que me interesa es la capacidad de dominar el miedo, ocultarlo, huir de él, enfrentarlo, exorcizarlo, avergonzarse de él y finalmente, tener miedo a tener miedo. Ese es el tema. No soy una experta, pero sé lo que es el miedo; sé lo que el miedo nos puede llevar a hacer. ¿Qué podemos hacer con el miedo, el miedo común y corriente? ¿Escaparnos? Hay una larga lista de cosas que podemos hacer. Las personas inmaduras creen que pueden conquistar el miedo –aunque en realidad no lo conquistan, sólo creen que lo hacen desaparecer– enamorándose. ¿No es así? Uno se engaña, simula estar enamorado para no sentir la punzada del miedo. Nos “enamoramos” de alguien a quien tememos, provocamos un cortocircuito con el miedo y entonces no lo sentimos. Pensemos en la serpiente y el pájaro: el pájaro se siente cautivado, ¿no es así? Es exactamente lo mismo. El pájaro se siente atraído, no sufre, no siente miedo, de hecho está como hipnotizado, y la serpiente acaba engulléndoselo. Es así. Sólo puedo pensar por medio de imágenes. Ese es mi problema. Pero la diferencia con el verdadero amor es que no se llega al sexo, no hay verdadero deseo. Creo que la prueba de que se está enamorado –del amor verdadero– es el deseo de dar. Pero no se puede “amar” a todo el mundo para ocultar el miedo, resulta muy agotador e improductivo. Y esa pérdida de tiempo se expresa en ira, porque sentimos que no hemos vivido, que la vida ha pasado en vano. De eso habla The Destruction of the Father. Claro que hay negación de ese temor, y yo niego esa negación. Me burlo de eso en mi arte; me burlo del inconsciente. Hubo miedos terribles que no pude enfrentar. Todavía los tengo. Y me avergüenzo de mi temor.  (extracto de una entrevista, publicada en Página 12)
“Como las arañas, mi madre era muy inteligente. Las arañas son presencias amistosas que se alimentan de mosquitos. Todos sabemos que los mosquitos propagan enfermedades y, por lo tanto, son indeseables. Así, las arañas son útiles y protectoras, al igual que mi madre ”,



3 comentarios:

  1. Qué tema el miedo. Las cosas que hacemos, y las que dejamos de hacer por su causa...

    Muy bueno el fragmento de Louise Bourgeois, no la conocía. Gracias.

    un abrazo desde aquí.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ju, impactante el texto, un abrazo desde este jardín a esa vuelta en 80 mundos.

    ResponderEliminar
  3. que hermosisímo post sobre louise bourgeois... gracias!
    abrazo

    ResponderEliminar