20 jul. 2011

Irene Gruss: ¿Querés dormir, recostarte en un hombro, querés reír, llorar un poco?


Creo que El jardín de Irene Gruss es uno de los poemas más extremadamente bellos que se han escrito sobre la amistad.
Hoy, desde este jardín quisiera hacerles a mis amigos queridos cada una de estas preguntas.
¡Gracias Irene por la belleza!

EL JARDÍN


¿Estás cansada del viaje, Diana?
¿Dejaste las valijas y te asomaste a ver el sol
en tu jardín?, ¿fuiste allí
rápidamente, pausadamente?
¿Echaste una ojeada a las plantas
o mirás cada una, sabiéndola,
descubriéndola, cuidás
tu jardín, hablás, cantás con
la regadera en la mano?
¿Estás cansada de vuelta del viaje,
Diana? ¿Estás contenta?
¿Alguien te acarició, jugó otra vez
con tu melena de fénix,
te besó los párpados
como quien desea tocar
una mirada así de azul, de gris
según el tiempo? ¿Fuiste feliz,
Diana? ¿Intenso y duro, el viaje?
¿Acomodaste la cabeza en el asiento del avión?,
¿descansaste?
¿Estás repleta de memoria, de sentidos
por el viaje, Diana?
¿Comerías conmigo para contarme?
¿Pasaste hambre en la estadía,
Diana, pasaste hambre?
¿Te embriagaste? ¿En algún momento
llegaste a marearte por el viaje?
¿En algún momento, sentiste
esa nada en la boca
del estómago, ahí donde dicen que
está el alma? ¿Llenaste
con qué esa nada, con la gente,
con las cosas, tuviste
necesidad? ¿Observaste
la vida tranquila? ¿Así, como te veo
ahora, calma
y sabihonda? ¿Conociste
la muerte en el viaje,
Diana? ¿Te asustó, la asustaste?
¿Trajiste fotos, postales,
documentos?, ¿abrazaste a
muchos, te abrazaron?
¿Gozaste, tradujiste el amor
loca de deseo? ¿Hablaste demasiado, callaste
demasiado? ¿Por qué
estás diciéndome
que escribir es lo único
que tenemos? ¿Estás
cansada, es por eso, porque
estás cansada del viaje? ¿Querés
dormir, recostarte en un hombro,
querés reír, llorar un
poco? ¿Acaso el viaje mismo
no te consuela,
Diana? ¿No es como el tacto
de otra mano, no lo es, verdad?
¿Comerías conmigo para
contarme?
¿Ya floreció la rosa
en tu jardín? ¿Es tan bella?
¿Los pétalos reventaron
plenos de vida, la vida es
púrpura después de un viaje,
Diana,
es así?

**

Irene Gruss De Solo de contralto, Ed. Galerna, 1998, recopilado en La mitad de la verdad, bajo la luna editorial, 2008.

4 comentarios:

  1. ¿Querés recostarte en un hombro? ...

    Quién puede negarse! Sí, quiero! es un poemón de Irene, sí. Es para Diana Bellessi?

    Que tu día Mercedes sea pleno de amistad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí a todo, es una poemazo, es para Diana, y sí, quién no quisiera recostarse en un hombro.
    Que tu día sea pleno y amigable, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. No es sólo para Diana; "Madame Bovary soy yo", "El yo es otro", siguen las firmas, amigos. Va mi abrazo gigante a cada uno, y gracias, Mercedes, una rosa púrpura para vos; Irene

    ResponderEliminar
  4. Gracias Irene, perfectamente entendido, por eso creo que este poema es un canto al sentimiento, a la amistad y no a una persona.
    Otra rosa para vos. Un beso grande.

    ResponderEliminar