8 may. 2012

Maurice Sendak /Esa noche en la habitación de Max nació un bosque y el bosque creció y creció hasta que el techo se cubrió de enredaderas y las paredes se transformaron en el mundo entero.









“Ellos hacen las mejores críticas, son más sinceros y tienen cualidades de críticos profesionales; por supuesto, cualquiera las tiene, pero cuando a los niños les gusta tu libro, se convierte en: Me encanta tu libro, gracias, quiero casarme contigo cuando sea mayor, o en: Mi querido Sr. Sendak, odio su libro, espero que se muera pronto. Cordialmente…”


::::::::

La noche que Max se puso un traje de lobo y comenzó a hacer una travesura tras otra.
Su mamá le dijo: “¡eres un monstruo!” y Max le contestó: “¡te voy a comer!” y lo mandaron a la cama sin cenar.
Esa noche en la habitación de Max nació un bosque y el bosque creció y creció hasta que el techo se cubrió de enredaderas y las paredes se transformaron en el mundo entero y de repente apareció un océano con un barco para Max y navegó a través del día y de la noche, entrando y saliendo por las semanas, saltándose casi un año, hasta llegar a donde viven los monstruos.
Y cuando llegó al lugar donde viven los monstruos, éstos emitieron unos horribles rugidos, y crujieron sus afilados dientes, y lo miraron con ojos centelleantes, y le mostraron sus terribles garras hasta que Max dijo: “¡QUIETOS!” y los domó con el truco mágico de mirarlos fijamente a los ojos sin pestañear y se asustaron tanto que dijeron que él era el monstruo más monstruoso de todos y lo nombraron rey de todos los monstruos.
“Y ahora”, gritó Max, “¡que comience la fiesta monstruo!”
 “¡Basta ya!” gritó Max y ordenó a los monstruos que se fueran a la cama sin cenar.
Y Max el rey de todos los monstruos se sintió solo y deseó estar en un lugar donde hubiera alguien que lo quisiera más que a nadie.
De repente desde el otro lado del mundo le llegó un rico olor a comida y ya no quiso ser rey del lugar donde viven los monstruos. Pero los monstruos le gritaron: “¡Por favor no te vayas- te comeremos- te queremos de verdad!” y Max dijo: “¡NO!”
Los monstruos emitieron sus rugidos horribles, y crujieron sus afilados dientes, y lo miraron con ojos centelleantes, y le mostraron sus terribles garras, pero Max subió a su bote y les dijo adiós con la mano y navegó de vuelta saltándose más de un año entrando y saliendo por las semanas atravesando el día hasta llegar a la noche misma de su propia habitación donde su cena le estaba esperando y todavía estaba caliente.


3 comentarios:

  1. Merce!! Ese libro es maravilloso, es el preferido de Mateo que es tan travieso que yo siempre le digo: criatura salvaje!
    Qué lindo encontrarlo acá.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Ah... ahora que leo la traducción me doy cuenta de algo. Donde en castellano dice "monstruo" en la versión original dice "wild thing". De hecho el libro es "Where the wild things are". Por eso lo de criatura salvaje. (Aclaro porque si no se entiende porque le digo así a mi terrible y -en partes iguales- adorable- Mateo). caro

    ResponderEliminar
  3. Hola Caro, amiga, es precioso el libro, sus libros, sus dibujos son mágicos. Vieron la película, yo la vi el año pasado y lloré y emocioné como una niña.
    Sendak se murió antes de ayer. Tristeza! :(.
    Si tenés ganas de hacer una traducción del texto para difundirlo, sería una gloria, lo que anda dando vueltas, es medio, medio.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar