18 feb. 2013

Kavafis/ Y si no puedes hacer tu vida como la quieres, en esto esfuérzate al menos cuanto puedas: no la envilezcas






CASA CON HUERTO (1915)

Quisiera tener una casa de campo
con un jardín muy grande -no tanto
por las flores, por los árboles, y por el verdor
(por cierto que también se hallen: son bellísimos),
sino para tener animales. Ah, ¡tener animales!
Al menos siete gatos -dos bien negros,
y dos albos como nieve, para el contraste.
Un serio papagayo, para escucharlo
decir cosas con énfasis y convicción.
En cuanto a perros, creo que tres me bastarían.
Quisiera también dos caballos (buenos son los caballitos).
Y sobre todo tres o cuatro de aquellos valiosos,
simpáticos, animales, los asnos,
que estuvieran echados perezosamente,
que menearan alegres sus cabezas.






CUANTO PUEDAS

Y si no puedes hacer tu vida como la quieres, 
en esto esfuérzate al menos 
cuanto puedas: no la envilezcas 
en el contacto excesivo con la gente, 
en demasiados trajines y conversaciones. 
 
No la envilezcas llevándola, 
trayéndola a menudo y exponiéndola 
a la torpeza cotidiana 
de las compañías y las relaciones, 
hasta que llegue a ser pesada como una extraña.

::::::

DESEOS

A cuerpos hermosos de muertos que no envejecieron 
y los guardaron, con lágrimas, en un bello mausoleo, 
con rosas a la cabeza y a los pies jazmines 
se asemejan los deseos que pasaron 
sin cumplirse; sin merecer una 
noche de placer, o una mañana luminosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario